colección olorVISUAL

Inicio | Exposiciones

Olor a Castellón. Percepciones olfativas de colección olorVISUAL
Fundación Ernesto Ventós

 

Los olores activan nuestros recuerdos, aunque no nos percatamos hasta que algo nos hace cobrar consciencia de ello. El sentido del olfato nos guía desde que nacemos, y es fundamental para ir construyendo unos recuerdos olfativos que conectan con nuestro yo más íntimo a medida que vamos construyendo nuestra memoria olfativa.

Olor a Castellón. Percepciones olfativas de colección olorVISUAL pretende hacernos recordar, a través de los olores y de las obras de arte contemporáneo de la colección, hechos que describen la historia de la ciudad.

El proyecto expositivo se desarrolla a partir de cuatro cultivos –cáñamo, algarrobas, naranjas y arroz– por su incidencia en las transformaciones físicas y económicas experimentadas por Castellón. También se centra en el mar y el puerto, elementos indispensables en su historia, de la que vamos a ver a continuación algunas pinceladas.
Así cada ámbito se interpretará con un olor, que nos ayudará a adentrarnos un poco más en los recuerdos.

Cannabis sativa o cáñamo común. Tejer la vida: hilo, lienzo y sábanas
Notas olfativas: herbácea – floral

Nos estamos refiriendo a un sabor amargo y de aroma penetrante, de color amarillo verdoso o moreno. Así interpretamos en colección olorVISUAL la historia del cáñamo: la vemos plasmada en los colores verdosos de las obras de Jus Jutmans o de Berta Cáccamo, que amarillean en la obra de José María Guerrero Medina. Los campos van adquiriendo el aspecto de la pieza de Lawrence Carrol y Jürgen Parteheimer y la caña seca se vislumbra en la obra de Moisés Villèlia. Los enseres quieren ser representados con la obra de Laura Lio y el producto resultante de todo el proceso, tejidos y telas, con obras de Mark Hagen, Fabian Marcaccio y Daniel Verbis.

El algarrobo. De la leña vieja, nacen flores y árboles
Notas olfativas: gourmand – dulce

Desde colección olorVISUAL, vemos los árboles verdes en terreno seco a través de las obras de Juan Bufill, Santi Moix, Lluís León, Manolo Paz, Millar Lagos. Troncos retorcidos y raíces profundas se representan en las piezas de Albert Miralta, Pele Torres, Antonio Saura. En las obras de José María Guijarro i Xavi Puente podemos captar la madera que se vuelve más robusta con el paso de los años. El olor, entre dulce y áspero, que se percibe cuando estamos rodeados de algarrobos lo atrapamos con las obras de Antonio Girbés y Emanuel Seitz.

Los naranjos. “Ha entrado por mi balcón la primavera con olor a azhar y a mar”
Notas olfativas: floral – amaderada

En colección olorVISUAL las extensiones de colores verdes y naranjas nos inspiran las obras de Toño Barreiro, Charo Pradas, David Ymbernon. Las hileras de árboles hasta el infinito nos hacen pensar en el trabajo de Alfredo Alvarez Plágaro, y el olor que llena el ambiente de primavera durante la época de floración, en las de Equipo 57, Aurèlia Muñoz. Los frutos llenos de zumo, colores brillantes y aromáticos, los vemos plasmados en Miroslaw Balka, Juan Diego Miguel, Antonio Ballester Moreno.

Los arrozales. De cuando en Castellón el arroz además de comerse se cultivaba
Notas olfativas: verde – floral

Terrenos en espera –Bosco Sodi, Günter Förg– de ser inundados y verdor que quiere aflorar: Ellen Kooi, Antoni Muntades. Campos con la planta crecida, Pedro Cabrita Reis, a punto para ser cosechado el fruto. Olores dulzones y polvo al separar el grano antes de llevarlo a la mesa: Joan Cortés, Pavel Büchler.

El mar y el puerto. La maresia es el olor a mar
Notas olfativas: marino-metálico

Aguas azules que cambian con la luz y las estaciones, tranquilas o bravas: Hugo Fontela, Joan-Josep Taharrats, Paloma Navares. Aguas que se transforman dentro del puerto, se ensucian y pierden aquel olor a libertad para volverse densas: Luis Gordillo, Jordi Alcaraz. El horizonte –Vicent Carda, Herbert Hamak– que vemos desde los campos cultivados y la ciudad que separa el cielo de la tierra, el cielo del mar.

“Las palabras se olvidan, los olores no” nos recordaba a menudo Ernesto Ventós, artífice de la colección y perfumista. El proyecto Olor a Castellón pretende dar pleno sentido a esta frase a través de los olores que acompañan las obras de colección olorVISUAL: la memoria olfativa de los castellonenses plasmada en arte.

¡Desde la Fundación Ernesto Ventós os invitamos a deleitaros con los olores de vuestra historia!

Cristina Agàpito – Pilar Dolz

Exposiciones anteriores

Lentamente un olor en el fondo de tu mirada

Lentamente un olor en el fondo de tu mirada es una exposición que se entiende como un cruce de miradas y sentidos. El primer cruce de mirada es el de la mía con las obras de colección olorVISUAL y, por tanto, con la mirada misma de Ernesto Ventós. Una mirada que no operaba sola: el olfato del coleccionista era lo que calibraba su predilección por las obras. De este encuentro de miradas surge la selección de obras que se presenta aquí, ante vuestras miradas, como otro cruce. Una exposición que procura dar un posible sentido a una vasta colección, construida y basada exclusivamente en los sentidos –físicos y conceptuales– y sentimientos de su fundador.

Travelling de olores

Digital  y  olor  parecen  dos  palabras  antagónicas  y,  sin  embargo,  en  esta  pequeña exposición se combinan con mucho sentido. “Travelling de olores” reúne un conjunto de  vídeos  pertenecientes  a  la  colección olorVISUAL,  de la Fundación Ernesto Ventós,  que  fueron  elegidos  para  formar  parte de  ella  por  haber  despertado  la  memoria  olfativa  de  Ernesto Ventós.

Oliendo Arte

Ernesto Ventós nos ha dejado un extenso legado, con la fundación que lleva su nombre Fundación Ernesto Ventós, la cual no solo está enfocada en el arte, sino que quiere realzar y dar importancia al sentido del olfato, desde su lado más social.

La Fundación Ernesto Ventós tiene la misión social de acercar el mundo olfativo a las personas, porque su vivencia y reconocimiento cojan el valor que adquirió para el perfumista Ventós.

la identidad perdida. el rostro, colección olorVISUAL

La propuesta curatorial La identitat perduda. El rostre en colección olorVISUAL –un recorrido de más de cuarenta obras de autores nacionales e internacionales que pertenecen a diferentes disciplinas, cronologías y estilos artísticos – se estructura alrededor de los conceptos de memoria, ocultación y disolución; un itinerario que es despliega en un gran espejo y que nos retorna los múltiples rostros del hombre contemporáneo. Como bien nos alerta el mismo Houellebecq “Intentamos reemplazar eficazmente la idea de Dios, pero no hemos encontrado nada que nos satisfaga.  Insisto: no es un defecto es una incompetencia”.

la necesidad de lo infinito. Monocromos en colección olorVISUAL

Acabo de ver unos dibujos al carbón de José Miguel Pereñíguez, densos, profundos, aterciopelados. La presencia de los negros que el artista con esa maestría coloca sobre el cartón, deja de ser dibujo, es algo más próximo a una pintura monocroma. Con respecto a esto, me vienen a la cabeza, clásicos como Yves Klein y sus obras doradas y azules, Lucio Fontana, con sus blancos heridos, los negros de Malévich, las instalaciones de McCollum o las obras de Agnes Martin, Saura, Morandi, Ellsworth Kelly. Todas en esencia con un solo color dominante, superficie sobre la cual suceden tensiones, embeleso, complejidades, problemas, sosiego…