colección olorVISUAL

Inicio | Exposiciones

La identidad perdida. El rostro, colección olorVISUAL (Itinerancia)

 

La propuesta curatorial La identitat perduda. El rostre en colección olorVISUAL –un recorrido de más de treinta obras de autores nacionales e internacionales que pertenecen a diferentes disciplinas, cronologías y estilos artísticos – se estructura alrededor de los conceptos de memoria, ocultación y disolución; un itinerario que es despliega en un gran espejo y que nos retorna los múltiples rostros del hombre contemporáneo. Como bien nos alerta el mismo Houellebecq “Intentamos reemplazar eficazmente la idea de Dios, pero no hemos encontrado nada que nos satisfaga.  Insisto: no es un defecto es una incompetencia”. [1]
El rostro, reza el dicho, “es el espejo del alma”, de nuestro yo más profundo y auténtico. Es la manifestación de aquello que somos, a pesar de que a veces lo modificamos más o menos. A pesar de todo, hay estudios que contradicen de alguna forma esta máxima y le dan la vuelta, afirmando que es la cara la que se refleja en el alma, puesto que cerebro y rostro están conectados de forma directa y si modificamos la fisonomía, nuestra alma se enfatiza con estos cambios.

Los tres conceptos se enfatizan con las creaciones olfativas del perfumista y coleccionista Ernesto Ventós. Así para el ámbito que alberga la Memoria, la nota olfativa que la representa es metálica: La memoria es recuerdo. El recuerdo es fortaleza, nos da seguridad. La nota metálica tiene como a materias primas el acero, hierro, cobre, latón, bronce y óxido.  En el ámbito de la Ocultación, se nos representa con un olor ahumado:  la ocultación es encubrimiento, tapar aquello que no queremos que se vea por el motivo que sea. La nota ahumada se basa en humo, ahumados, alquitrán de madera, abedul, labdanum (resina pegajosa de color marrón obtenida de los arbustos Mediterráneos), styrax (árboles y arbustos que se agrupa unas 100 especies que se encuentran en el hemisferio norte en zonas templadas y regiones tropicales de Asia y Suramérica). Finalmente llega la Disolución, simbolizada con la nota olfativa de Ozono: la disolución significa deshacer/anular. Es volatilidad. La nota olfativa de ozono son saltos de agua, nieve, cielo, acuoso.

Natàlia Chocarro – Cristina Agàpito

[1] Sanchis. I. “No me pregunto más de lo que hace un perro” Diario La Vanguardia, La contra. Barcelona, 3 de octubre de 2012

Exposiciones anteriores

Olor a Castellón. Percepciones olfativas de colección olorVISUAL
Fundación Ernesto Ventós

Los olores activan nuestros recuerdos, aunque no nos percatamos hasta que algo nos hace cobrar consciencia de ello. El sentido del olfato nos guía desde que nacemos, y es fundamental para ir construyendo unos recuerdos olfativos que conectan con nuestro yo más íntimo a medida que vamos construyendo nuestra memoria olfativa.

Olor a Castellón. Percepciones olfativas de colección olorVISUAL pretende hacernos recordar, a través de los olores y de las obras de arte contemporáneo de la colección, hechos que describen la historia de la ciudad.

Lentamente un olor en el fondo de tu mirada

Lentamente un olor en el fondo de tu mirada es una exposición que se entiende como un cruce de miradas y sentidos. El primer cruce de mirada es el de la mía con las obras de colección olorVISUAL y, por tanto, con la mirada misma de Ernesto Ventós. Una mirada que no operaba sola: el olfato del coleccionista era lo que calibraba su predilección por las obras. De este encuentro de miradas surge la selección de obras que se presenta aquí, ante vuestras miradas, como otro cruce. Una exposición que procura dar un posible sentido a una vasta colección, construida y basada exclusivamente en los sentidos –físicos y conceptuales– y sentimientos de su fundador.

Travelling de olores

Digital  y  olor  parecen  dos  palabras  antagónicas  y,  sin  embargo,  en  esta  pequeña exposición se combinan con mucho sentido. “Travelling de olores” reúne un conjunto de  vídeos  pertenecientes  a  la  colección olorVISUAL,  de la Fundación Ernesto Ventós,  que  fueron  elegidos  para  formar  parte de  ella  por  haber  despertado  la  memoria  olfativa  de  Ernesto Ventós.

Oliendo Arte

Ernesto Ventós nos ha dejado un extenso legado, con la fundación que lleva su nombre Fundación Ernesto Ventós, la cual no solo está enfocada en el arte, sino que quiere realzar y dar importancia al sentido del olfato, desde su lado más social.

La Fundación Ernesto Ventós tiene la misión social de acercar el mundo olfativo a las personas, porque su vivencia y reconocimiento cojan el valor que adquirió para el perfumista Ventós.

la identidad perdida. el rostro, colección olorVISUAL

La propuesta curatorial La identitat perduda. El rostre en colección olorVISUAL –un recorrido de más de cuarenta obras de autores nacionales e internacionales que pertenecen a diferentes disciplinas, cronologías y estilos artísticos – se estructura alrededor de los conceptos de memoria, ocultación y disolución; un itinerario que es despliega en un gran espejo y que nos retorna los múltiples rostros del hombre contemporáneo. Como bien nos alerta el mismo Houellebecq “Intentamos reemplazar eficazmente la idea de Dios, pero no hemos encontrado nada que nos satisfaga.  Insisto: no es un defecto es una incompetencia”.

la necesidad de lo infinito. Monocromos en colección olorVISUAL

Acabo de ver unos dibujos al carbón de José Miguel Pereñíguez, densos, profundos, aterciopelados. La presencia de los negros que el artista con esa maestría coloca sobre el cartón, deja de ser dibujo, es algo más próximo a una pintura monocroma. Con respecto a esto, me vienen a la cabeza, clásicos como Yves Klein y sus obras doradas y azules, Lucio Fontana, con sus blancos heridos, los negros de Malévich, las instalaciones de McCollum o las obras de Agnes Martin, Saura, Morandi, Ellsworth Kelly. Todas en esencia con un solo color dominante, superficie sobre la cual suceden tensiones, embeleso, complejidades, problemas, sosiego…