• La identidad perdida.
    El rostro colección olorVisual

  • La propuesta curatorial La identitat perduda. El rostre en colección olorVISUAL –un recorrido de más de cuarenta obras de autores nacionales e internacionales que pertenecen a diferentes disciplinas, cronologías y estilos artísticos – Se estructura alrededor de los conceptos de memoria, ocultación y disolución; un itinerario que es despliega en un gran espejo y que nos retorna los múltiples rostros del hombre contemporáneo. Como bien nos alerta el mismo Houellebecq “Intentamos reemplazar eficazmente la idea de Dios, pero no hemos encontrado nada que nos satisfaga.  Insisto: no es un defecto es una incompetencia”. [1]

    El rostro, reza el dicho, “es el espejo del alma”, de nuestro yo más profundo y auténtico. Es la manifestación de aquello que somos, a pesar de que a veces lo modificamos más o menos. A pesar de todo, hay estudios que contradicen de alguna forma esta máxima y le dan la vuelta, afirmando que es la cara la que se refleja en el alma, puesto que cerebro y rostro están conectados de forma directa y si modificamos la fisonomía, nuestra alma se enfatiza con estos cambios.

    Natàlia Chocarro – Cristina Agàpito

    [1] Sanchis. I. “No me pregunto más de lo que hace un perro” Diario La Vanguardia, La contra. Barcelona, 3 de octubre de 2012